en es cat

CODA

Kuroba

El volumen formal de Kuroba responde al de un objeto macizo, pesado, casi como si de un tronco esculpido se tratara. Al bajar la mirada a los pies, el observador comprenderá en cambio su verdadera naturaleza: la de una piel fina que se pliega sobre ella misma con facilidad para abrazar un volumen vacÍo, que se contrapone a la idea inicialmente concebida y consigue transmitir su condición de ligereza.
La geometría del taburete Kuroba emerge a partir del conformado de 3 piezas rectangulares de madera contrachapada que envuelven y se ciernen al canto perimetral de la tapa circular que és el asiento. Posteriormente se ensamblan entre ellas por el extremo opuesto, desde el interior, cara con cara perpendicularmente a la dirección de cada una de las chapas que quedan rigidizadas por la curvatura. Esta disposición del plegado confiere estabilidad estructural al taburete, a modo de cáscara, permitiendo trabajar con chapas de mínimo grosor capaces de deformar elásticamente y ser ensambladas por un único operario manualmente simplificando el proceso de fabricación y los costes económicos y energéticos.